miércoles, 13 de noviembre de 2013

En los pliegues de tu alma.

Miradas de esparto,
que enderezan arco iris,
acariciando las mejillas,
con guijarros forrados de te quieros,
que herrando el sentir incandescente
se arrastra entre sollozos
por el río de tu piel,
que bordea tus caderas.
Aletargado…,
mecido entre los pliegues de tu alma,
dejando entornado el zaguán,
en donde habitan mis miradas,
que andan buscándote,
en el reflejo de este atardecer,
sobre este lago de palabras sordas,
cansadas de correr,
por las gargantas ausentes,
de los que nada dicen,
de los que nada tienen.
Temblores que rompen las sogas,
de los ahorcados al alba,
tras el austero repicar,
de la luna a la mañana,
trayendo a mis oídos,
ramilletes encarnados de tus besos,
de las briznas de tu pelo,
mecidas al antojo
del incansable resoplar
de un eco en la lejanía,
que enciende los candiles,
y los lleva en volandas,
dibujando en su cantar,
que por una mirada tuya,
pondría a tus pies mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario