lunes, 11 de noviembre de 2013

El calor de tu mirada


                                                         Hoy he visto sonreír a la luna,
mientras yo danzando en su espalda
tejía versos en el abismo de los sueños
en los que anda mi alma añorando el resoplar
de los días que tu no estas a mi lado.
Yo lanzaba besos a lo lejos,
con la vana esperanza de acariciar tu alma,
de enredarme en tu pelo,
antes del aletargar de esos ojitos
por los que los míos suspiran.
Beso a beso, nuestros cuerpos se acercan
entonando el canto atronador de este deseo,
que consume el metal como si fueran rastrojos,
haciendo cálido el infierno
con el calor del rozar de tu mirada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario